Back to top

Fuerte Chaicura

Localización: 
Los Lagos, Chiloé, Ancud
Referencia Localización: 
Península de Lacuy
Categoría: 
Monumentos Históricos
Tipología: 
  • Inmueble
  • Infraestructura
  • Defensa

El Fuerte de Chaicura es una construcción defensiva levantada por el Imperio Español en la Península de Lacuy, ubicada a 50 kms. de la ciudad de Ancud, en la Isla Grande de Chiloé, X Región de Los Lagos. La Corona Española percibió tempranamente el carácter estratégico de la región austral de Chile, que a través del Estrecho de Magallanes y del Cabo de Hornos era punto intermedio para la navegación desde Europa a la costa americana del Pacífico. Por esta razón, la derrota española en Curalaba en el año 1598 y la destrucción de todas las ciudades del Imperio localizadas al sur del río Biobío significaron un duro revés para la Conquista, que motivó el inicio de la Guerra Defensiva contra los Mapuche y la creación de un ejército profesional español que se dedicara a sostener la Guerra de Arauco. En los enclaves españoles que sobrevivieron en la zona sur, localizados en Chiloé y posteriormente en Valdivia, la construcción de fortificaciones se convirtió en una de las principales prioridades por la amenaza constante que suponían para ellos tanto los ataques de los indígenas como el acecho de naves francesas, inglesas y holandesas que amagaban la posición española. El Fuerte de Chaicura es parte de los vestigios que sobreviven de las fortificaciones de Chiloé.

Llamado originalmente Fuerte del Príncipe, hoy su nombre hace alusión a su toponimia, pues significa “roca donde golpea la ola”. Podría no haber sido construido por los españoles, pues no hay documentos que determinen su fundación. No obstante, ya aparece en el plano elaborado en 1768 por el ingeniero español Carlos de Berenguer, a quien se le encargó la fortificación de la isla de Chiloé. En él, el fuerte estaba constituido por un cuartel de guardia, una capilla, un pozo y almacenes para pertrechos, repuestos y armamentos. Sin embargo, al no existir información sobre su construcción, existen sospechas de que haya sido edificado posteriormente como una batería para el Ejército de Chile en 1866 con motivo de la guerra contra España; contexto en el cual también se volvió a levantar el Fuerte de Agüi. Las fortificaciones de Chiloé pertenecen a lo que se ha conocido como Escuela de la Fortificación Permanente Abaluartada Hispano-Americana, surgida como variación local de las normas desarrolladas en Europa para este tipo de construcciones.

Durante su edificación se utilizaron materias primas locales y otras importadas, entre ellas, cancagua, piedra laja, greda, madera de alerce, paja ratonera y piedra pizarra, así como cal y ladrillo. Los fuertes de Chiloé y Valdivia se transformaron en los últimos enclaves españoles durante la Guerra de la Independencia, siendo infranqueables hasta 1820, cuando las tropas patriotas de la nueva república tomaron la ciudad. El Fuerte de Chaicura fue declarado Monumento Histórico en el año 1926; no obstante, el estado de abandono en el que cayó después no favoreció su conservación, quedando prácticamente en ruinas. Durante el año 2011 fueron inauguradas las obras de recuperación del mismo, ejecutadas a través de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas. La intervención contempló la restauración arquitectónica del lugar y la limpieza de los cañones que se conservan, además de una sala de informaciones; quedando la construcción en manos de la Municipalidad de Ancud. Sin embargo, en la actualidad no cuenta con gestión de administración.