Back to top

Aguada la Chimba

  • Imagen del monumento SN
  • Imagen del monumento SN
Localización: 
Antofagasta, Antofagasta, Antofagasta
Categoría: 
Santuarios de la Naturaleza

El área  posee una superficie aproximada de 2,2 hectáreas y se encuentra emplazada en el borde costero del sector norte de la ciudad de Antofagasta, comuna, provincia y Región de Antofagasta. 

Este humedal constituye un ecosistema diferente para el paisaje desértico predominante de la costa de Antofagasta, cuya vegetación azonal se mantiene gracias a los afloramientos de aguas subterráneas, conocidas como la aguada "La Chimba". Esta corresponde a un sitio de afloramiento de aguas subterráneas que surgen en dos vertientes dentro del humedal. La primera de ellas, de norte a sur, es la vertiente "El Rubio", que es utilizada como reposadero de aves marinas migratorias y residentes, como de algas y plantas acuáticas. La segunda fuente es un escurrimiento de agua donde la vegetación abarca desde la ruta 1, hasta el límite con la línea de más alta marea, conocido como "Chimbanito", el cual alberga una alta riqueza de especies endémicas y nativas.  Dichas vertientes de agua presentan un régimen hídrico relativamente constante, el que además de mantener a la vegetación, constituye hábitat adecuado para la fauna residente del desierto costero, entre las que encontramos fauna con alguna categoría de conservación y además de las especies visitantes como las aves migratorias (Leucophaeus pipixcan y Thalasseus elegans) que llegan desde el hemisferio norte.

En el área de la aguada La Chimba se ha registrado una gran riqueza de especies para un área muy acotada. En total, el catastro de flora vascular alcanza las 11 especies, 3 especies de algas, 15 de invertebrados y 34 de vertebrados. De estas últimas, 2 corresponden a peces, una corresponde a reptiles, específicamente al "corredor de Atacama" (Microlophus atacamensi), 26 especies de aves, y 5 de mamíferos. Una de las especies emblemáticas en el humedal es el caracol de la Chimba (Heleobia chimbaensis), especie en categoría vulnerable, que carece de estudios poblacionales y de ecología, y que es altamente susceptible a amenazas debido a que su distribución geográfica en el humedal se reduce a solo pequeñas áreas de unos pocos metros cuadrados. En ese sentido, contar con un área de vegetación natural en la costa del desierto más árido del mundo es un patrimonio natural que ha sido apreciado por la comunidad local y visitantes esporádicos, que se asombran con este oasis que se abastece de vertientes de aguas subterráneas y algunos aportes de escurrimientos más bien superficiales que sustentan esta vegetación, la que provee un hábitat óptimo para mantener a la biodiversidad típica de este tipo de ambientes.

La conservación de este humedal constituye un lugar icónico para la comunidad local, ya que es reconocido como un área natural con un valor paisajístico que brinda a las personas un espacio de descanso y contemplación de la naturaleza. Además, el humedal se ha posicionado como ícono para la educación ambiental en Antofagasta, siendo un laboratorio natural y con un gran potencial para desarrollar actividades educativas y sociales orientadas a la conservación y cuidado del medio ambiente.