Back to top

Estero de Quitralco

Localización: 
Aisén del Gral. Carlos Ibáñez del Campo, Aisén, Aisén
Categoría: 
Santuarios de la Naturaleza
Tipología: 
  • Fauna

El Santuario de la Naturaleza del Estero de Quitralco se ubica en la Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo. También conocido como Fiordo Quitralco, comprende las aguas, islas y playas delimitadas por una línea imaginaria que va de norte a sur entre Punta Lynch y el extremo sur de la barra del río Huemules, exceptuándose la Isla Viola.
Cuenta con una superficie larga y estrecha de 176 km² aproximadamente, rodeado de paredes empinadas, aguas profundas del brazo del mar, a lo largo de las costas montañosas. Desde el santuario se aprecia además el Volcán Hudson, aún en actividad.
Todo el borde costero presenta aguas termales, lo que refleja un pasado de gran actividad geológica, motivado probablemente por la emergencia de la Cordillera de Los Andes.
Es reducida la circulación del mar hacia el interior del curso fluvial, por lo que la salinidad de las aguas se degrada paulatinamente. Esta condición de graduación salobre ha sido el principal motivo del desarrollo de una fauna marina típica, entre la que destacan las centollas, cetáceos y toninas que circulan por el lugar. Tales características de sus aguas hacen que el ecosistema sea especialmente vulnerable a la explotación intensiva de cultivos pesqueros, práctica que es habitual en la zona.
Actualmente en el santuario existe una serie de especies de la fauna y avifauna amenazadas, tales como el gato huillín, la garza cuca, el pato lile, y el pato vapor, que conviven con gaviotas, pingüinos y cormoranes. La vegetación del borde costero es predominantemente de tipo arbustivo como helechos, aunque también se encuentran canelos, coigües, entre otras especies de mayor tamaño.
La belleza escénica del estero, islas y su borde costero, junto a su flora y fauna hacen que el santuario tenga gran relevancia desde el punto de vista medioambiental. A su vez, los afloramientos termales le otorgan una importante proyección económica como atractivo turístico.
Además, el Estero es potencialmente apto para el desarrollo de investigaciones básicas y aplicadas. En él se pueden impulsar ciertas actividades de producción de recursos hidrobiológicos de manera respetuosa con las normas ambientales, para evitar el deterioro del ecosistema. Bajo este último objetivo, en el año 1996 se decide declararlo Monumento Nacional bajo la categoría de Santuario de la Naturaleza, con el fin de mantener y resguardar sus especiales características ambientales.